You are here: Home » Pensamientos en el aire » Karma

Karma

Compártelo con tus amigos...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Karma… ¿eh? Je, je… Vaya mierda de invento.

Reducir el mundo a sólo tú, porque te sientes solo… ¿eh? Je, je… Vaya mierda de invento.

Libertad sexual… ¿eh? Je, je… Que te lo has creído.

Fe en la ciencia… ¿eh? Je, je… Y visión ciega, y luz oscura… ¿eh? Je, Je… Fe en la ciencia… ¡Ay, que risa!

Creo en mí mismo porque fe en la ciencia, dado que karma de libertad sexual. Total, repetir ideas que ves en la tele soñando con que tu vida sea una película… ¡oh!

Una vida de película… ¿eh? Je, je…

Persigue tus sueños… ¿eh? Je, je…

Pero no sueñes con ciertas cosas… ¡¡¡eh!!! Tú sé libre… ¡¡¡Pero hasta donde nosotros te dejemos!!!

Sí, ya me sé la cantinela.

Y no dejes que nadie te diga lo que tienes que hacer. Bueno, esto tampoco lo hagas, porque si no estarías dejando que yo te dijera lo que tienes que hacer. Y si lo que tienes que hacer es escucharme a mí y yo  te digo que no dejes que nadie te diga lo que tienes que hacer, entonces tampoco tienes que escucharme a mí, pero si no me escuchas a mí no sabrás lo que tengo que decir y lo que te tengo que decir es que no escuches a nadie que te diga lo que tienes que hacer y eso es lo que tienes que hacer, pero no lo hagas porque… ¡¡¡Joder, qué bucle!!!

Mejor intentémoslo con la libertad sexual, que es más básico: hazlo siempre cuando quieras y con quien quieras sin pensar en las consecuencias, pero que siempre sea consentido, no seas machista. ¿Consentido? ¿Con sentido? No. Tampoco, porque si fuera consentido ya tendría un sentido y entonces no sería cuando quieras y con quien quieras sin pensar en las consecuencias, pero si no fuera consentido entonces las consecuencias serían terribles y no tendría sentido porque por ser libre y no pensar en las consecuencias ya no serías libre. Mejor fíjate en la naturaleza, los animales no tienen prejuicios. Vale, bien, es la ley del más fuerte. Y si te fijas en el león, que prácticamente viola a las leonas y las trata como esclavas… en fin. No te fijes en la naturaleza. Mejor pongamos reglas. No bueno, no… Sin reglas, con libertad, cuando quieras, donde quieras, con quien quieras y como quieras. Pero empoderando a la mujer. Bueno, vale, con unas reglas, con libertad así, así, pichí, pichá. Cuando quieras… en fin, no siempre. Pero sí que con quien quieras… siempre que quieran contigo. Si no, no. ¿O sí? ¡No, no, no, no! Empecemos: sobre todo no te reprimas. Que nadie te diga lo que tienes que hacer. ¡Espera, no! Si la otra persona que dice que no es que no. Sí, vale, ya te está diciendo lo que tienes que hacer. Y yo también, sí, lo sé… ¡¡¡me quieres dar un respiro!!!

Quería hacer un poema a la modernez y mira lo que me ha salido. Parrafadas sin sentido…

En fin, que no me sale. Que no soy moderno. Que tendré que conformarme con buscar la coherencia de la Verdad. Y quizá, también, con ser cristiano. Por coherencia: por poner la fe en el lugar de la fe y la ciencia en el lugar de la ciencia. Y porque si alguien tiene que decirme lo que tengo que hacer, mejor Alguien que sabe y no tú. Y porque no creo en el Karma. Me parece estúpido, qué quieres que te diga.

Compártelo con tus amigos...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 5 =